sábado, 8 de abril de 2017

Reflexiones sobre el momento en que la Argentina y el Reino Unido tercien sobre la cuestión de la soberanía de las Malvinas


"El pabellón argentino ondea nuevamente en Puerto Argentino"

Tarde o temprano ese momento llegará.
Han pasado 35 años del conflicto bélico que cerro 149 años de usurpación y clausuró una vía de resolución y nuestra diplomacia no ha podido, ni ha sabido, ni contaba con los medios, para hacer sentar al Reino Unido a la mesa de negociaciones para dirimir el contencioso que ya lleva más de 180 años, poniendo como punto de inflexión la expulsión del gobernador Luis Vernet de Puerto Soledad en enero de 1833.
Hoy es momento de aceptar que de la única manera de recuperar la soberanía de las islas sin ningún condicionamiento ni cesión es por manu militari, algo muy improbable; por lo tanto, llegó el día de pensar formalmente y con amplitud de criterio qué estamos dispuestos a ceder, a consensuar o a ofrecer para que en un futuro no tan lejano el pabellón argentino ondee en Puerto Argentino.
A partir de la aceptación de que en una mesa de negociaciones hay que acercar posiciones tan antagónicas como suele ocurrir en una disputa por la soberanía de un territorio, más allá de que los derechos argentinos son mucho más contundentes que los enarbolados por el Reino Unido, la búsqueda de un acuerdo requiere paciencia, conocimientos y tenacidad, y una pizca de picardía para saber leer el contexto geopolítico mundial al momento de dirimir los puntos de conflicto a franquear.
Hoy vemos al Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea, como un hito que puede influenciar sobre el posicionamiento, no sólo de los británicos con respecto a sus territorios de ultramar, sino sobre otros países del concierto mundial, la fluctuación o la desaparición de intereses compartidos en algún momento de la historia son elementos que la diplomacia debe estudiar muy profundamente; aunque el contencioso es entre la Argentina y el Reino Unido, los países o bloques regionales pueden ser potenciales “buffers” en las conversaciones sobre la soberanía del territorio en disputa. Y como la autodeterminación ya fue excluida por la ONU en la cuestión Malvinas lo que hay que garantizar son los derechos de los kelpers como ciudadanos, pero no sus deseos, que chocan con el reclamo legítimo argentino al ser una población implantada en territorio usurpado.
Localmente es difícil despegar del inconsciente colectivo el “Malvinas es un sentimiento” y más aún el renovado reconocimiento a nuestros veteranos de guerra, es teniendo en cuenta estos dos pilares que la diplomacia argentina deberá contemporizar el dolor, la sensación de entrega o la no aceptación de algunas concesiones en la mesa de discusiones.
Por eso ya es tiempo de pensar cuales son los lineamientos diplomáticos y los límites a establecer a las pretensiones británicas para que haya una cesión de soberanía. Es ingenuo pensar que el modelo Hong Kong pueda ser replicado casi con exactitud sobre Malvinas, el mundo, o mejor dicho las potencias militares, se están orientando más hacia el control de nudos logísticos que hacia extensos espacios territoriales, hacia plataformas y vías de comunicaciones que les permitan controles de áreas o regiones de gran valor geopolítico militar y económico, son políticas a largo plazo menos onerosas pero que otorgan gran valor estratégico, y según los defensores de esta postura permite dinamizar el despliegue del instrumento militar contra las fuerzas estáticas requeridas para mantener el control de posesiones lejanas, como las existentes en la base militar británica de Mount Pleasant en Malvinas.
España ofreció recientemente la “co-soberanía” del Peñón de Gibraltar al Reino Unido, algo rechazado de plano por estos últimos; es difícil que ese modelo salga desde nuestra diplomacia pero sirve como ejemplo para entender que algunas decisiones u ofrecimientos resultarán inaceptables si no hay una contraprestación o beneficio tangible para las aspiraciones argentinas.
Por último, sería interesante que nuestra Cancillería, en la medida de lo posible y sin entorpecer las futuras negociaciones, fuera liberando informes o resúmenes de la posición de partida, las expectativas de sentar a los británicos en la mesa de negociaciones, y el derrotero de la disputa en los foros y cumbres internacionales. Contar por anticipado con perspectivas, enfoques y distintos escenarios posibles para la solución del contencioso es un buen ejercicio de diplomacia bilateral, o como se ha puesto de moda últimamente, un buen ejercicio de multilateralismo.
Aún no están echadas todas las cartas, tampoco están marcadas, está en nosotros jugar de la mejor manera con las cartas que nos toquen.

Hernán Favier