jueves, 26 de abril de 2012

Los vuelos secretos realizados por pilotos de Aerolineas Argentinas durante el conflicto de Malvinas

Malvinas: revelan que pilotos civiles de Aerolíneas realizaron vuelos secretos en busca de armas.

En el libro “Malvinas. Los vuelos secretos”, el periodista Gonzalo Sánchez consigue por primera vez el testimonio de los pilotos de Aerolíneas Argentinas que realizaron siete vuelos clandestinos a Tel Aviv, Ciudad del Cabo y Libia en busca de armas para las tropas que peleaban en Malvinas.


¿Cómo te enteraste de la historia de los vuelos?

Surge a partir de una fuente, que me contó que estaban dando vuelta estos tipos y querían hablar. Yo en ese momento no era un especialista en Malvinas y tampoco lo soy ahora. Me junté con ellos en la oficina de un amigo mío en común y me dicen: "Nos conocemos desde hace mucho tiempo, tenemos nuestras cuestiones juntos y en las últimas reuniones que hicimos nos pareció propicio, a 30 años de Malvinas, que esto se supiera. Queremos contarle la historia a un periodista y que el periodista la escriba". Les dije que la potencia estaba en que ellos pusieran la cara, que por primera vez cuenten la historia. Lo que tiene valor es que ellos por primera vez hablen. De hecho a mí me contaron que había algunas menciones a los vuelos. El Tata Yofre, en su libro 1982, le dedica tres párrafos a la cuestión de que se usaron aviones de Aerolíneas para buscar armas a Libia y Tel Aviv. Y hay algunas otras menciones en una investigación de la revista Somos y en la Historia de las Relaciones Internacionales Argentinas de Carlos Escudé. Menciones a que se usaron aviones para buscar armas y de que Khadafy e Israel ayudaron a la Argentina en la guerra. Nada más. Se conocía eso, pero nunca los pilotos habían hablado. Ese es el valor de esta historia. Entonces traté de generar un escenario de confianza para que los tipos pudieran hablar más y más. Mi compromiso con ellos fue básicamente que los iba a cuidar, ser fiel a lo que me narraran. Y que mi trabajo iba a consistir en trabajar el contexto histórico para poder comprender por qué hicieron lo que hicieron.

¿Por qué los pilotos se decidieron a contar todo?

Los vuelos que ellos hicieron figuran como "vuelos de guerra" en los registros de la Fuerza Aérea, eran vuelos secretos y nunca se publicitaron por las características propias de la investigación. Se mantuvo el secreto por largo tiempo. Ellos se estaban reuniendo, estaban siendo parte de este proceso de los 30 años. Habían recibido condecoraciones en 1990. El más joven tiene 71 años y el más grande 82. Yo no sé si es una cursilería esto, pero tienen la idea de que está terminando la vida y el hecho que ellos protagonizaron estaba en una nebulosa. Quieren que la historia se sepa. En las FFAA se sabía esto, pero había adquirido un nivel tan alto de confidencialidad que seguía siendo un secreto. Solo uno de ellos tiene un origen militar y en aquella época era común. También sienten que es un buen momento para que se sepa.

¿Alguno de los pilotos dudó en realizar los vuelos?

Sí, hubo de todo. Según cuentan los pilotos, fue una convocatoria, no una orden, no los obligaron. Cada uno podía aceptar o no. Muchos se negaron. Y siguieron trabajando. Y hay hasta un caso, de uno que se negó y después se arrepintió, quiso participar Pero le dijeron que no. Incluso hubo dos tripulantes que estando en un vuelo a Libia se declararon en rebeldía y decidieron no seguir adelante, se bajaron en Las Palmas, en islas Canarias, no era algo sencillo. Los tipos podían estar tranquilamente viajando a Miami... ¿Por qué aceptaron? Según ellos, la cuestión Malvinas toca un nervio patriótico, y es eso. No hay mucho más. Se involucraron porque era el trabajo que hacían ellos. Ir en avión hasta un lugar y traerlo con carga. Ellos hacían vuelos de carga también, además de de pasajeros. Lo que pasa es no había seguros e iban a estar volando en medio de la guerra. Les tocó algo interno, algo patriótico.

¿Corrieron peligro real de ser derribados?

Yo investigué episodios. ¿Existen en el mundo antecedentes de aviones civiles derribados? Y sí, existen. Incluso está el caso de un avión argentino en el contexto de la guerra Irán-Irak, a comienzos de la década del 80. Había una empresa chiquita, que se llamaba Aerotransportes Entre Ríos, que volaba de Buenos Aires a Israel haciendo traslados de mercadería. En Tel Aviv, cargan un avión con armas y sale rumbo a Irak. Lo detecta la Unión Soviética, lo hacen desviar y lo derriban con un misil. Nunca se supo nada. Ahí iban cuatro pilotos argentinos civiles. Y después durante la guerra de Malvinas, hay dos casos, que están descriptos en otro libro, en las memorias de Sandy Woodward, jefe de la Royal Marine. El cuenta que la Fuerza Aérea argentina tenía Boeings de carga. El cuenta que detectaron un avión raro, lo dejan pasar y la noche siguiente lo vuelven a detectar. Y se genera una sospecha de que era un avión militar. El pide autorización para voltearlo, pero vacila. Le dan luz verde, pero por alguna razón el tipo decide no hacerlo. Y al otro día determinan que era un avión de Varig que venía con pasajeros de Durban a Río de Janeiro. Podrían haber volado un avión de pasajeros. Una locura.

Se supone que la tecnología para detectar los aviones de Aerolíneas la tenían. ¿Pensás que tomaron la decisión de no bajarlos?

Me parece que influyeron razones políticas, como dicen los pilotos. No quisieron tirar abajo un avión aerocomercial. A mí me cuesta creer que no tuvieran la data de que transportaban armas. Esta historia transcurre durante la Guerra Fría, en un momento en que los servicios de inteligencia están aceitados como nunca. Todo se sabía. Por otro lado, Khadafy, un líder tercermundista en crecimiento que descansaba sobre una montaña de armas de la URSS, debía estar vigilado. Supongo que fue un acierto, en medio de la marea de desaciertos que fue la guerra, usar aviones de Aerolíneas.


¿También los vuelos eran peligrosos por el cargamento que llevaban, no?

Les cargaban el avión y ellos acomodaban las armas para que quedara balanceado. Los despegues fueron todas proezas. El avión volaba mucho tiempo a 300 pies, una locura. Eran tremendos aviones cargados con 37 toneladas de armas. Ellos pensaban que se podía ganar la guerra? Un rasgo de todos es que estaban jugados en la misión, no se hacían preguntas ni medían riesgos. Hacían su laburo. El vuelo a Ciudad del Cabo es tenso porque salen al otro día del hundimiento del Belgrano. ¿La sociedad en su momento se sintió engañada tras la guerra. ¿Ellos tienen ese sentimiento de haber sido manipulados? Creo que tienen un poco esa contradicción que tenemos todos. Pero no se sienten usados. Consideran que eran los que tenían que hacerlo. Son re patriotas. Tampoco se consideran héroes, que son los combatientes. Ellos pusieron su granito de arena.

¿El hecho de ir a buscar armas a países como Libia y Sudáfrica revela la improvisación con que se fue a la guerra?

Sí. Eso es lo más interesante. Y tiene su explicación. Era una dictadura que se proponía casi como una sucursal de Washington, que era un enclave de Estados Unidos en el sur, que ofrecía entrenamiento antiterrorista, que se jugaba todo por las políticas regionales de EE.UU. y que creyó que este país se iba a declarar neutral, sin observar que tenía una alianza estratégica con Gran Bretaña. Unos delirantes absolutos, a tal punto que terminaron claudicando ideológicamente porque aceptaron armas de los comunistas, una vez que fueron bloqueados por Occidente. Lo de Israel es un tema aparte, porque el entonces presidente Jimmy Carter había restringido la compra de armas a las dictaduras latinoamericanas. Ese contexto fue aprovechado por Israel, que empezó a abastecer a las dictaduras de América Latina. Los dos primeros vuelos a Tel Aviv fueron para buscar armas que ya estaban compradas. Es distinto a lo de Libia. Washington luego le pide a Israel que corte el tráfico.

¿Por qué fracasa el vuelo a Sudáfrica?

Cuando comienza la guerra, Buenos Aires se llena de traficantes de armas que hacían ofertas. El piloto Ramón Arce dice que se solía ver a Monzer al Kassar y a Diego Palleros dando vueltas. Ellos creen que lo que pasó en Sudáfrica fue que la dictadura no cerró el acuerdo con el traficante.

¿Brasil ayudó a la Argentina?

Brasil tenía una neutralidad absoluta. Colaboró con estos vuelos, porque los aviones de Aerolíneas paraban en Recife para cargar combustible. Pero también ayudaron a un avión militar británico en problemas.

Hay un misterioso personaje que recorre el libro, el "doctor Alberto", que era el contacto con Libia. ¿Vos podés decir quién es?
Se llama Eduardo Sarme. Lo estoy buscando todavía. El sacerdote Aníbal Fosbery, que está en Mar del Plata ahora, era amigo íntimo del ex dictador Leopoldo Galtieri y era el contacto con él. Sarme, según Dante Caputo, era un traficante de armas.

¿Qué opinión tienen los pilotos de la actual situación de Aerolíneas?

Ellos vivieron la época dorada de la empresa. Creen que es una empresa degradada, que está lejos de representar lo que alguna vez fue. De hecho, ellos se fueron de Aerolíneas en 1992-93, con retiro voluntario, tras la privatización. Eso los entristece.

¿Y los 30 años como los ven?

Con contradicciones. Consideran que la guerra no es el camino para nada, no son militares. Uno de ellos veía cuando volvía de los vuelos que sus hijos estaban con banderitas de Argentina y quería ir a cagar a piñas a las maestras.

Lista de vuelos:

Primer vuelo
Ezeiza - Las Palmas - Tel Aviv
Tel Aviv - Las Palmas - Palomar
Comandantes: Arce, Ramón De Gainza, Gustavo Brutti, Héctor Minuzzi, Jorge

Segundo vuelo
Ezeiza - Las Palmas - Tel Aviv
Tel Aviv - Las Palmas - Palomar
Comandantes: Lefevre, Carlos Prelooker, Jorge Botte, Horacio Feo, Norberto (ya fallecido)

Tercer vuelo
Ezeiza - Ezeiza (Destino original Sudáfrica: Abortado)
Comandantes: Bresciani, Gezio Lefevre, Carlos Contreras, Valerio

Cuarto vuelo
Ezeiza - Recife - Las Palmas - Trípoli
Trípoli - Las Palmas - Recife - Palomar
Comandantes: Cuniberti, Luis Feo, Norberto Lombardini, Juan

Quinto vuelo
Ezeiza - Recife - Trípoli
Trípoli - Recife - Palomar
Comandantes: Arias, Leopoldo Busch, Enrique Ardalla, Juan Carlos Pichiello, Rafael (ya fallecido)

Sexto vuelo
Ezeiza - Recife - Trípoli
Trípoli - Recife - Palomar
Comandantes: Bresciani, Gezio Giordano, Luis Moglia, Hilario Aydar Paz, Jorge (ya fallecido)

Séptimo vuelo
Ezeiza - Recife - Trípoli
Trípoli - Recife - Palomar
Comandantes: San Juan, Juan Carlos Bernard, Mario Biro, Valentín (ya fallecido) Levaggi, Angel

Fuente. La Nación por Víctor Pombinho
Fotos: Editorial Planeta

jueves, 5 de abril de 2012

Los 30 años de la Gesta de Malvinas a través de las palabras de María Delicia Rearte de Giachino


“A treinta años…”

Un viejo poema de Gaspar Núñez de Arce comienza con aquellas palabras tanta veces repetidas “TREINTA AÑOS, QUIÉN LO DIRÍA…”
Se dice que a los treinta años la mujer luce en todo su esplendor y el varón ya debe haberse realizado.
NUESTRO SEÑOR inició su vida pública a los treinta años, camino a su CALVARIO.
Y hoy MALVINAS, entra “¡quién lo diría!”… con sus treinta años, en la madurez de su trágica belleza, en la grandeza de su honor, en el destino a su Gólgota….
Desde 1982 hasta este 2012, podemos decir que la GUERRA DEL ATLÁNTICO SUR vivió “su vida oculta” y durante ella muchas cosas sucedieron en la ARGENTINA y en el mundo, que es bueno recordar…
El 2 de Abril de 1982, por la sangre de un soldado argentino, la PATRIA fue redimida de 150 años de vasallaje. Cuando descaradamente escritores de nota, políticos improvisados, legisladores ausentes, periodistas historiadores a dedo, altísimas autoridades del poder por el poder, hablan de la “invasión a las islas” demuestran una ignorancia supina y culpable, un desprecio absoluto hacia la dignidad de la tierra en que por la gracia de Dios, nacieron.
El 2 de Abril de 1982 una patrulla de 16 hombres y su jefe produjo la rendición del usurpador, del tal vez en esos momentos, el imperio más poderoso del mundo… Valga ese solo hecho para orgullo y honor de los argentinos y reconocimiento universal.
La PATRIA se levantó de su letargo y en una algarabía desbordante recorrió toda su geografía sin distinción alguna. Las lisonjas vernáculas no se ocultaban y es así como las ISLAS, no más irredentas se llenaron de patriotas que vibraban con los acordes de la “MARCHA DE MALVINAS”, mientras un poeta cantor, Argentino Luna, en la soledad de esa noche de Gloria escribía: “AUNQUE HAY LUTO EN LA ALEGRÍA DE TU TIERRA MENDOCINA…”
Y nadie en esos momentos hubiera osado hablar de invasión a su propia tierra… Era el triunfo del honor contra el despojo. Era el triunfo del coraje criollo contra el poderío colonialista. Era la demostración de lo que puede el profesionalismo cuando va unido al DEBER y al AMOR. Era la celeste y blanca izada en el mástil de la JUSTICIA y la DIGNIDAD recuperadas…
Pero, como era de esperar, el enemigo no podía soportar tamaña ofensa y en medio de negociaciones, traiciones de amigos, apoyos inesperados, dilaciones, aciertos y desacierto, de Argentina, el Reino Unido envía su flota a reparar el honor mancillado y en un histérico rugido el viejo león, escupe su saña y… ¡¡¡HUNDAN AL BELGRANO!!!
Y volvemos a llorar por 323 hombres sepultados en el mar, acogidos en su seno maternal por STELLA MARIS para consuelo de las manos vacías de cientos de mujeres argentinas…
Y comienza aquella GUERRA a la que JUAN LUIS GALLARDO llamó “LA BELLA GESTA DE ABRIL” y “LA ÚLTIMA GUERRA ROMÁNTICA DEL SIGLO”, porque fue peleada con el coraje y el desinterés que brotan de la estirpe sanmartiniana, de la gallardía rebelde del gaucho, de las cuentas de un rosario y del saber que la GUERRA JUSTA la ganan los justos aunque no triunfen.
Y así durante 74 días ARGENTINA, a su modo, vivió su primera guerra de verdad contra un poderosísimo enemigo. Y la peleó y la sufrió y la vivó y la lloró. Hasta que en una, ahora si, verdadera nueva invasión como en 1806, 1807 y 1833, Inglaterra arrancó los colores del cielo e izó la bandera pirata…
Ese día, 14 de junio de 1982, fue la derrota de una batalla. Las guerras de la Independencia, todavía no terminaban. Allí quedaban 649 argentinos, miles de heridos y sombras y dolores en los que volvieron, en sus familias, en sus noches y en sus desvelos. Hasta aquí la guerra, en adelante la pos guerra que lleva ya treinta años.
Embelesados en el triunfalismo, la capitulación fue tomada en forma vergonzante por las autoridades gobernantes en el momento y militares y civiles, taparon las desnudeces de los valientes que volvían de la muerte viva, con los harapos de los cobardes que se quedaron quietos en la quietud de los vivos muertos.
Y aquellos mismos que vitoreaban la hazaña, ocultaron a sus bravos, los enmudecieron arteramente, los despreciaron, los sumieron en el más profundo olvido y pusieron toda su ilusión en la diosa DEMOCRACIA.
Y así, democráticamente, comenzó una encarnizada “desmalvinización”, atroz, sucia, renegada. Se prohibieron las conmemoraciones, se borraron el heroísmo y la muerte, se traficó con el enemigo, se desprestigió el valor y se sepultó al VETERANO en el ostracismo y la vergüenza. Sigilosamente, se fue destruyendo la PATRIA, remplazándola por un ESTADO confundido con las mieles del poder, ideologizado, sembrador de odio y venganza, al que no le importaba el dolor de miles de argentinos que lucían en sus cuerpos y en sus almas las más altas condecoraciones a que aspira un soldado, sus heridas, sus recuerdos, sus amores…
Y así durante estos treinta años se sucedieron gobiernos de distinto signo y con ellos sus respectivas cancillerías ineptas y desconocedoras de la magnitud del enemigo. Claudicación tras claudicación, el reclamo de SOBERANÍA, cada vez era menos tomado en cuenta. Desde el desprecio por el TIAR en adelante se manosearon tratados, reclamaciones y documentos…
Inglaterra seguía firme su avance sobre nuestras Islas explotaba sus riquezas naturales y militarizaba la zona en la tierra y en el mar y el aire. Una base militar imponente frente a la firma de acuerdos acomodaticios(MADRID, LONDRES, etc.), a las tibias reclamaciones ante los foros internacionales, a los acercamientos ingenuos y seductores a los kelpers, a la falta de reacción ante la posesión más soberbia del usurpador que extendía la zona de exclusión de su “territorio de ultramar”, su “país ribereño” a 350 millas, para solaz de los “deseos” de sus súbditos que ahora habían reemplazado la “tarjeta blanca” del vasallaje por un real documento de identidad, que incluía un inexistente derecho a la “autodeterminación…
Pero también, durante estos treinta años, MALVINAS fue reconstituyendo su orgullo mancillado y en las catacumbas de las conciencias de miles de argentinos, volvió a izarse la bandera ultrajada de donde nunca más será arriada por intereses mezquinos y oportunistas expresados en consignas ambiguas, que envuelven en palabreríos vacíos las realidades del hecho más significativo de nuestra historia del siglo XX con su gran cuota de sacrificio y ejemplo de las grandes potencias del mundo.
Por eso, hoy, inesperadamente a los treinta años, el gobierno nacional tira sobre el tapete la CUESTIÓN MALVINAS y sin el menor reparo la trata de “acción suicida”, de “salvataje de un gobierno decadente”, de “invasión genocida”, reservándose para si el mérito de abrir caducos informes, de exigir mesas de diálogo sobre temas de la importancia de la SOBERANÍA sin denunciar los tratados firmados y en vigencia, de buscar apoyo en quienes en su momento hicieron pública su traición, de denigrar la memoria de la muerte valiente tratándola de inútil e innecesaria en una descarnada ofensa al dolor ajeno, todo confundido en una mezcla política, económica, ideológica, para cubrir la incapacidad de instituciones decadentes sobre las cuales debió descansar el “honor nacional”.
Día crucial el de hoy, ¿QUIÉN LO DIRÍA? MALVINAS desnudando su belleza, los soldados firmes en sus cruces de DARWIN y MARÍA DE LUJÁN sanando las heridas de sus hijos.
Creo firmemente que en este 2 de Abril de 2012, con sus treinta años cumplidos, MALVINAS, sale de su “vida oculta” y sabedora de la misión que DIOS le ha encomendado, inicia su “vida pública” y separando la “paja del trigo” arrancando la cizaña”, transitará su CALVARIO, para redención de los argentinos en la GLORIOSA PASCUA de la PATRIA.

¡¡¡HONOR Y GLORIA A LA ARGENTINA QUE PARIÓ MALVINAS!!!
¡¡¡MALVINAS VOLVEREMOS!!!


María Delicia Rearte de Giachino
Mendoza, 2 de abril de 2012

lunes, 2 de abril de 2012

1982 – 02 de abril – 2012 30º Aniversario de la gloriosa Gesta de Malvinas.



30 años de la GestaTodos los días un 2 de abril
649 héroes custodiando la turba malvinense
Sangre argentina de todos los rincones de la patria esperan el retorno

180 años de oprobiosa usurpación
Indolencia colonialista en pleno siglo XXI

74 días de integración territorial
Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur en el acervo patrimonial

2 de abril de 1982El mismo anhelo de ayer, hoy y siempre.