miércoles, 2 de abril de 2014

1982 - 2 de abril - 2014 32º Aniversario de la gloriosa Gesta de Malvinas.

…¿Quién nos habla aquí de olvido, de renuncia, de perdón?
Ningún suelo más querido, de la patria en la extensión…


Hace 32 años atrás, el Grupo de Operaciones Especiales de la FAA estaba despegando en un F-28 desde la I Brigada Aérea, teníamos una misión que cumplir, nos dieron la tremenda responsabilidad de ser la primera unidad de combate de la FAA que llegaría a las islas, cumplimos al pie de la letra nuestra orden de operaciones, sin saberlo ese fue el comienzo de algo muy importante en nuestras vidas, sin podernos dar cuenta, ya nunca mas seriamos los mismos, arrastraríamos de por vida ese momento marcado a fuego, nuestras familias cambiaron, nuestros hijos, nuestros padres, nuestros hermanos, todos cambiaron, la visión de la vida cambió, ya no es lo mismo.
El tiempo fue pasando y fuimos tratando de salir adelante, muchos no pudieron hacerlo, el rechazo y el olvido pudo más que nuestro enemigo.
Hoy en día, muchos siguen luchando con su enemigo interno, Dios quiera puedan salir victoriosos de esta lucha solitaria y tan cruel que vive todo veterano.
Un saludo a todos mis Hermanos Veteranos en este nuevo aniversario y mi respeto a las familias de nuestros Héroes que sufren la perdida de su ser querido.

VGM Juan José Vazquez
Grupo de Operaciones Especiales (GOE) Fuerza Aérea Argentina

miércoles, 26 de marzo de 2014

Cronología de los últimos días de marzo, la operación Azul ya estaba en marcha.

Encabezados de las tapas del diario argentino Clarín previas al 2 de abril, desde el 27 de marzo al 02 de abril de 1982.

El incidente en las islas Georgias aceleró los aprestos definitivos de la operación Azul, el buque británico Endurance ya estaba en Grytviken y hacia allí, ya se dirigía una fuerza naval argentina.

lunes, 23 de diciembre de 2013

Felíz Navidad y próspero año nuevo. ¡MALVINAS ARGENTINAS!

sábado, 23 de noviembre de 2013

Documental "Paralelo 52" La Marina Mercante en Malvinas.


Documental "Paralelo 52", la Marina Mercante en Malvinas.

La película de Graciela Gómez Muollo, filmada en el Puerto local y las playas del sur, expone testimonios de tripulantes y una cara inédita del hundimiento del Narwal y el buque ARA Isla de los Estados en el conflicto del Atlántico Sur.

Las historias de vida de los tripulantes de la Marina Mercante Argentina en la Guerra de Malvinas inspiraron el sexto documental de la comunicadora Graciela Gómez Muollo. “Paralelo 52” es el nombre que lleva esta producción marplatense que demandó más de un año de trabajo e investigación y que por estas horas se presenta en Río de Janeiro y Londres. El film abre las puertas a una nueva mirada sobre dos de los momentos más duros para la flota nacional durante el conflicto bélico del Atlántico Sur: el hundimiento al pesquero Narwal y la pérdida del buque logístico ARA Isla de los Estados, emblemas de la Armada.
“Un desafío”. Así define la conductora del programa televisivo Comunidad Portuaria (próximo a cumplir mil emisiones) al proceso de investigación, filmación y producción que encaró junto a su familia, Veteranos de Guerra y representantes de las fuerzas armadas de Mar del Plata.
“Paralelo 52” expone testimonios, historias de vida y también de muerte. En su documental anterior, Graciela Gómez Muollo ya había contado la participación de Prefectura en Malvinas. Pero la experiencia de la Marina Mercante se presentó precisamente como un desafío para este nuevo trabajo.
En diálogo con El Atlántico, la creadora de este documental marplatense recordó que durante la época de la Guerra le “impedían” hablar del hundimiento del Narwal. Treinta años más tarde, la destrucción del emblemático buque pesquero se convirtió en el epicentro del film que próximamente -luego de pasar por Río de Janeiro y Londres- se presentará en la ciudad.
El guión, de su autoría, contó con la “supervisión constante” de los Veteranos de Guerra durante la filmación. “La Marina Mercante tuvo muchos muertos en combate. Más de los que la gente se imagina. Los veteranos siguieron cada paso del documental”, remarcó.

RECREAR EL DOLOR

Tres décadas después de finalizado el conflicto, los ex combatientes aceptaron colaborar en este trabajo para recrear con el mayor realismo posible los meses de combate en las Islas.
Así, los testimonios de tripulantes están entrelazados en el documental con la recreación de algunos de los momentos más duros de la flota. Observar a los ex combatientes reviviendo algunos de los momentos más amargos de la Guerra logró erizar la piel de los creadores del film.
Ejemplo de este proceso fue el de Omar Alberto Rupp, el contramaestre del Narwal (murió sin conocer a su hijo, ya que su mujer tuvo familia durante la navegación), que murió en la cubierta del buque con la pierna izquierda destrozada por la metralla de los aviones. La pérdida de su vida quedó reflejada en “Paralelo 52”.
Pero también se expone el caso de Feliciano Miño, otro tripulante que “recién 31 años después de la Guerra empezó a hablar de lo que le pasó”. Perdió un ojo, un dedo y quedó seriamente afectado psicológicamente como muchos de sus compañeros.

MALVINAS, EN CASA

La zona aledaña a la Base Naval de Mar del Plata se convirtió en uno de los escenarios preferenciales para recrear historias del combate.
El Ejército dispuso tanquetas y camiones; la Armada le permitió utilizar a Gómez Muollo el carguero “Cabo de Hornos” para representar algunas de las historias vividas sobre el ARA Isla de los Estados; y el Inidep dispuso uno de sus buques que simula ser el Narwal en el film.
Las escenas en tierra, en tanto, se filmaron en las playas del sur de la ciudad. La directora del documental asegura que “Los Acantilados fue un espacio ideal para recrear Malvinas”.
“Paralelo 52 tiene mucho trabajo de investigación. Está basado en las historias, en fotos y videos de la guerra. Logramos entrelazar los testimonios con esta recreación de Malvinas realizada desde distintos escenarios de Mar del Plata. Fue un desafío que me llena de orgullo”, completó.

EL DOCUMENTAL

-Directora: Graciela Gómez Muollo.
-Duración: 1 hora 30 minutos.
-Filmación: demandó un año y se utilizaron cinco cámaras.
-Subtitulado: portugués e Inglés (en proceso).
-Presentaciones: Río de Janeiro, próximamente Londres, Capital Federal (Centro de Comisarios Navales) y Mar del Plata.

Fuente: Redacción El Atlántico

domingo, 27 de octubre de 2013

La mirada argentina desde Europa: “Argentina y las Islas Malvinas”.

“Argentina y las Islas Malvinas”

Artículo publicado en 1982 en la Revista del Instituto francés de relaciones internacionales (IFRI) por Ángel Tello.


“L’Argentine et les Iles Malouines”.

Con el fin de comprender mejor el conflicto de las islas Malvinas, es necesario primero ubicarlo en su marco histórico, a partir del siglo XV. Veremos luego el desafío geopolítico que representan estas islas, para tomar de manera más precisa su importancia. Finalmente, en conclusión, estudiaremos las implicancias y las consecuencias de este conflicto en el conjunto de la escena mundial.

El marco histórico

Luego del descubrimiento del continente americano por Cristobal Colón el 12 de octubre de 1492, el papa Alejandro VI, por la bula Inter Caetera del 04 de mayo de 1493, define los dominios que le corresponden a la Corona española. De este modo Alejandro VI divide al Nuevo Mundo en una zona española y una zona portuguesa, la frontera pasa 270 millas al oeste de las Azores. La Santa Sede es en la época el árbitro, el defensor del orden universal. El derecho público europeo le reconoce entonces la autoridad necesaria para disponer de territorios que no le pertenecen a nadie. (Inglaterra se había beneficiado de este procedimiento desde 1155 cuando Enrique II obtuvo Irlanda por una bula papal). En 1494, el límite establecido por la bula pontificia es movido a 370 leguas al oeste de las islas de Cabo Verde durante la firma del tratado de Tordesillas entre Portugal y España.
Hernando de Magallanes deja España en 1519 con el fin de dar la vuelta al mundo. Esta expedición avista por primera vez las islas Malvinas, bautizadas entonces con el nombre de Sanson y Patos. El cosmógrafo Santa Cruz, en su Islario de 1541, lo tiene en cuenta. El mapa de Pedro Reinel de 1524 y las cartas de Bartolomé Olives de 1526 también las señalan. Tres armadas bajo bandera española, Loayza en 1526, Alcazaba en 1534 y Camargo en 1539, recorren la región de las Malvinas luego de la expedición de Magallanes y antes de que cualquier otra flota llegue al lugar.

Tomando como referencia el Islario de Alonso de Santa Cruz, la Geografía de Ptolomeo oficializada por el Senado de Venecia, y comparada con el mapa de Weimar de 1521, una conclusión definitiva se impone: los españoles fueron los primeros que avistaron y descubrieron las islas Malvinas. En el Congreso internacional de geografía, que se llevó a cabo en Amsterdam en 1938, pudimos apreciar la autenticidad de los mapas españoles.
Hacia fines del siglo XVI, Felipe II de España debe a la vez superar la victoria de Lepanto contra los turcos en 1571 y el fracaso de 1588, la destrucción de la Armada Invencible. Es en esta época que se desarrolla una intensa rivalidad entre los buques de la reina Elizabeth de Inglaterra y los españoles; las expediciones inglesas de Ratcliff y John Hawkins, de Drake y de Cavendish asolan los mares. Y, en 1592, John Davis, desertor de la expedición de Cavendish, afirma haber visto las islas Malvinas.
El 12 de febrero de 1580, frente a un notario público, Felipe II sanciona: “... A partir de este instrumento, con el fin de que sea conocido por todos, y que ninguna nación bárbara, ni política católica o no católica, fiel o infiel, pueda pretender tener un pretexto, a causa de su ignorancia, para entrar, sin autorización del poderosísimo Señor rey de Castilla y León y sus Herederos, permanecer o poblar las regiones del estrecho comúnmente llamado de Magallanes. Nadie puede creer que estas tierras son tierras que no tienen ni señor, ni rey…. Estas tierras caen dentro de los límites reconocidos por las bulas papales y pertenecen al rey de Castilla y León y a sus Herederos…” el res nullius no existía y estos territorios pertenecían a la Corona española. La aplicación ulterior del utis possidetis juris, una vez declarada la independencia de las antiguas colonias españolas, hicieron que estos territorios constituyeran una parte de las nuevas naciones latinoamericanas.
En 1690, una tempestad atrae al capitán inglés John Strong a las costas de las Malvinas. En 1701, buques franceses comienzan a visitar estas islas, primero por casualidad, luego con el fin de localizar y explotar nuevas zonas de pesca. Entre 1740 y 1741, Gran Bretaña proyecta una expedición científica que el gobierno español consigue impedir. Los británicos manifiestan un interés creciente por estas islas cercanas al estrecho de Magallanes. Quince años más tarde, los acuerdos de París de 1763, firmados luego de la guerra de los Siete Años, atribuyen Luisiana y el Canadá francés a Gran Bretaña.
Louis de Bougainville, con fuerte aprobación de Luis XV, proyecta poblar las Malvinas. El 02 de febrero de 1764, la bandera francesa es izada en Puerto Soledad, bautizadoa Port Saint-Louis por los franceses. El 25 de enero de 1765, los ingleses desembarcan secretamente en Puerto Cruzado rebautizándolo Port Egmont.

España protesta simultáneamente frente a los reyes de Francia y de Gran Bretaña. Y, el 01 de abril de 1767, la Corona española recibe las Malvinas de Louis de Bougainville en persona. El capitán español Felipe Ruiz Puente se transforma en gobernador. Cuando se dice que Francia no se ha pronunciado sobre el fondo de la disputa que enfrenta a Inglaterra y Argentina, podemos preguntarnos si la política de un Estado comienza y termina con tal o cual gobierno. Luis XV reconoció los derechos de España de ejercer su soberanía en las islas Malvinas en nombre de Francia y esto es una posición
“sobre el fondo de la disputa” adoptada en el pasado por una Nación.
Un tercer pacto de familia es firmado en 1763, en el momento en que las ambiciones inglesas sobre los territorios españoles y franceses del continente se hacen más ofensivas. Belice, Trinidad y Tobago, Luisiana, Canadá, Malvinas, etc, formaban un conjunto disputado por los ingleses a los españoles y franceses. La actitud inglesa, a la que se suman las tensiones en Europa, condujo a Luis XV y a Carlos III de España a firmar esta alianza.
En diciembre de 1769 ingleses y españoles se enfrentan en Malvinas, en el estrecho de San Carlos. El duque de Choiseul hace saber a España que Francia se mantendrá a su lado. Lord Rochfort le reconoce entonces al embajador español Masserano que su gobierno no tiene ningún interés en ocupar las islas y que se trata sólo de un capricho de Lord Egmont. Los ingleses no reclaman Puerto Soledad dónde los españoles están establecidos sólidamente. Les piden solamente que sea lavada la injuria constituida por el enfrentamiento de diciembre de 1769. Weymouth precisa a Masserano: “Inglaterra desea sinceramente que los hechos de Puerto Egmont sean arreglados amigablemente dentro de los límites tolerados por el honor de la Corona. Hay que poner fin a la hostilidad declarada, emprender un período de paz volviendo a la situación anterior, y, a partir de esto, discutir el derecho que cada una de las partes pretende tener sobre estas regiones”.
Carlos III no acepta esta proposición. No quiere desaprobar ni al gobernador español de Buenos Aires, Bucareli, ni a los marinos que expulsaron a los ingleses de las Malvinas. Pero en Gran Bretaña la "cuestión" de Malvinas se transforma en un problema nacional. El embajador español insiste en el hecho de que las Islas fueron descubiertas por Magallanes y que la bula papal de 1493 se las otorgó a España. El 22 de enero de 1771, el príncipe Masserano le informa al ministro inglés que el rey de España no reprueba la acción de los ingleses pero que su amor por la paz lo obliga a poner las cosas en su lugar. La decisión es acompañada de necesarias aclaraciones por parte del embajador español: “la acción no afecta la cuestión del derecho a la soberanía española sobre las islas Malvinas, que no pueden ser llamadas F#lklands”. El gobierno inglés da su acuerdo y parece satisfecho de las precisiones aportadas por el príncipe Masserano. El 22 de mayo de 1774, el teniente Samuel Clayton restituye Puerto Egmont a las fuerzas españolas.
En 1776, el mismo año en que Estados Unidos se declara independiente de Gran Bretaña, España crea el virreinato del Rio de la Plata. La idea de un virreinato del Rio de la Plata emerge en el momento del diferendo con Gran Bretaña sobre las Malvinas. Su creación tiene como objetivo ser un obstáculo a los ataques de los portugueses, aliados de Gran Bretaña, y defender a Perú y la Patagonia contra eventuales ataques ingleses a lo largo de las costas. Cada virreinato es organizado como una verdadera nación de ultramar. Desde 1774, los españoles llegan a Malvinas con ganado, plantas y hasta barriles de tierra. Veinte gobernadores españoles administran las Malvinas de 1767 a 1811. Pero, el 25 de mayo de 1810, el primer gobierno patrio se forma en Buenos Aires, y, el 9 de julio de 1816, los territorios que formaban parte del virreinato del Rio de la Plata se declaran independientes de España.

En noviembre de 1820, David Jewett toma posesión de Malvinas en nombre del gobierno de Buenos Aires y la bandera argentina es izada. El 10 de junio de 1829 es creado en Buenos Aires el Mando político y militar de las Islas con asiento en Puerto Soledad y, unos días más tarde, Luis Vernet se transforma en el primer comandante político y militar argentino de una región que iba desde Malvinas a las islas próximas al Cabo de Hornos.
El 31 de diciembre de 1831, la corbeta norteamericana Lexington, portando pabellón francés, ataca Puerto Soledad, incendia las casas, destruye los depósitos de armas, etc. Luego de este incidente, el gobierno de Estados Unidos envía a Francis Baylies para negociar con las autoridades argentinas, pero este último es expulsado de Buenos Aires por el gobierno. Es interesante sin embargo señalar la correspondencia confidencial intercambiada entre el representante norteamericano y el embajador británico en Buenos Aires: “Si Inglaterra establece su influencia sobre el Rio de la Plata, esto debe permitirle ejercer su dominio sobre sus mares y tendrá consecuencias importantes, sobre todo en el comercio. Si esto no ocurriera, Buenos Aires y todos los puertos de la región se harían puertos refugios para los piratas”. El conjunto de las conversaciones de los dos diplomáticos es transcripto en sus correspondencias regulares con sus gobiernos. “…Constaté, declaraba Fox, embajador británico en Buenos Aires, que Baylies y su gobierno ya estaban al corriente y dispuestos a reconocer los derechos soberanos de su Majestad británica en las islas F#lkland”.
El 3 de enero de 1833, el capitán inglés Onslow, al mando de la fragata Clio, desembarca en las Malvinas y es el principio de una ocupación ilegítima que todavía persiste hoy. Los habitantes argentinos de las islas son expulsados y reemplazados por colonos británicos que se definen como "Falklanders". Cuando el gobierno británico declara que hay que tener en cuenta la voluntad de los habitantes actuales de las islas Malvinas olvida que en 1833 no tuvo en cuenta la voluntad de los argentinos y de los españoles que fueron expulsados manu militari.
Aunque en el curso del siglo XIX, Argentina haya tomado el cuidado de utilizar la vía diplomática para reclamar la aplicación de sus derechos legítimos, se encontró frente a un muro de silencio británico. Sir Walter Raleigh lo expresó claramente precisando que: “El que domina el mar, controla el comercio. El que controla el comercio, domina las riquezas del mundo”. La batalla de Trafalgar confirmó la supremacía marítima británica sobre todos los océanos, la supremacía que se mantendrá durante casi un siglo y medio.
Hay que recordar que en la misma época, Inglaterra busca atribuirse el mayor número de territorios en un vasto sector del Atlántico Sur. Ocupa el cabo de Buena Esperanza en 1806. Buenos Aires y Montevideo rechazan dos invasiones inglesas en 1806 y 1807; la isla de Santa Elena se hace inglesa en 1815, las islas de Ascensión y Tristán y Cunha en 1816 y las islas Malvinas en 1833. Después de un período aislacionista, las flotas de guerra inglesa garantizan la "pax británica". Para Gran Bretaña, la posesión de las islas Malvinas es de una importancia primordial: por su situación geográfica, en la entrada del estrecho de Magallanes, controlan el conjunto del tráfico comercial entre el océano Atlántico y el océano Pacífico.
Pero ahora nos falta considerar las acciones emprendidas por Argentina a lo largo del siglo XX concernientes a las Malvinas. En 1933, en Montevideo, en el curso de la VIIª Conferencia internacional de Estados americanos, se estableció que: “Los Estados miembros consagran de manera definitiva, como norma de conducta, la necesaria obligación de no reconocer las adquisiciones territoriales o las ventajas especiales que sean obtenidas por la fuerza, sean por el uso de las armas o por presiones diplomáticas obtenidas bajo amenaza de un hipotético uso de armas. El territorio de los Estados es inviolable y no puede ser objeto de ocupación militar ni de ninguna otra presión ejercida por otros Estados, de manera directa o indirecta, bajo ninguna justificación, incluso ni de modo transitorio”.
En 1945, Argentina firma la Carta de las Naciones Unidas y, en la reunión de San Francisco, expresa su posición en cuanto a sus derechos sobre las islas Malvinas. Desde la creación de las Naciones Unidas, Argentina recuerda, durante cada reunión de la Asamblea general, sus derechos legítimos sobre las Islas. De la misma manera, este reclamo es llevado a la Organización de Estados Americanos (OEA). La Xª Conferencia interamericana, reunida en Caracas en 1954, aprueba la resolución 96 concerniente a las colonias y los territorios ocupados en el continente americano. Esta resolución declara: “Es voluntad de los pueblos del continente americano que sea eliminado definitivamente el colonialismo mantenido contra el sentimiento de los pueblos y también la ocupación de los territorios”. Ella proclama también “la solidaridad de las Repúblicas americanas asociadas con los justos reclamos de los pueblos de América en relación con los territorios ocupados por países extracontinentales”.
La larga y laboriosa acción argentina en el seno de las Naciones Unidas fue coronada el 16 de diciembre de 1965 por la resolución 2065, aprobada sin oposición (14 abstenciones) por la reunión plenaria de la Asamblea general. Ella establece: “...Considerando que la resolución 1514 (XV) del 14 de diciembre I960 se inspiró en la declaración del deseo de poner fin al colonialismo en todas partes y bajo todas sus formas, una de ellas es el caso de las islas Malvinas (F#lkland Islands)”. “Teniendo en cuenta la existencia de un litigio entre Argentina y Gran Bretaña sobre la soberanía en estas islas”. “Se invita a los gobiernos de Argentina y Gran Bretaña a proseguir sin retrasos las negociaciones indicadas por el Comité especial encargado de examinar la situación en relación a la aplicación de la Declaración sobre la concesión de la independencia de los países y pueblos colonizados a los fines de encontrar una solución pacífica al problema. Esto teniendo en cuenta las disposiciones y los objetivos de la Carta de las Naciones Unidas y de la resolución 1514 (XV), asi como los intereses de la población de las islas Malvinas (F#lkland Islands)”.

El desafío geopolítico

Las islas Malvinas se encuentran en el Atlántico Sur, vasta región que tiene como base a la Antártida y que se comunica con otros dos océanos: el Océano Índico en el sur de África y el océano Pacífico en el sur del continente americano.
Si se observan los continentes, los países y las tierras que rodean al Atlántico Sur, comprobaremos que éstos contienen considerables riquezas para el futuro de la humanidad. De un costado, Sudáfrica, Namibia, Angola, Zaire, Congo, etc, con sus yacimientos petroleros y minerales; del otro lado, Brasil, Uruguay y Argentina que constituyen una de las regiones más aptas del planeta para la producción agrícola y la ganadería en sus variadas formas.
En lo que concierne a la Antártida, resulta que la parte de este continente bañada por las aguas del Atlántico Sur es la que se considera como la más rica en recursos minerales e icticolas. Argentina reclama un sector en la Antártida idéntico al reivindicado por Gran Bretaña. En 1959, los dos países firmaron en Washington el tratado Antártico. El Tratado congeló las reivindicaciones territoriales y, por consiguiente, no reconoce soberanías particulares sobre el territorio antártico.
El futuro de la Antártida es incierto. El tratado actual expira en 1989 y en ese momento una decisión deberá ser tomada. Estados Unidos y la URSS ya declararon que ellos reconocen como sector a reclamar los "360 grados", es decir, todo el continente; este lenguaje significa que los dos países son favorables a la internacionalización de la Antártida. Justo detrás de la idea categórica de la internacionalización, se esconde también una realidad, los países desarrollados serán los verdaderos beneficiarios de este nuevo status. Ellos disponen de los medios y la tecnología necesaria para explotar las riquezas del continente blanco. Si la idea de internacionalización puede en principio servir para el conjunto de la humanidad, se impone un control y una reglamentación estricta para evitar que la Antártida se transforme en un asunto de un puñado de ricos en el planeta.
El Atlántico Sur oculta también importantes riquezas submarinas que se encuentran sobre todo cerca de la región sudoccidental, es decir, cerca de las islas Malvinas. Es así que los geólogos argentinos, norteamericanos, soviéticos e incluso el Foreign Office estiman en alrededor de 20.000 millones de metros cúbicos el potencial petrolero de la región. El krill es también una importante fuente de proteínas y, cerca de Malvinas y las islas Georgias, es posible pescar sin depredación un volumen anual de 90 millones de toneladas, cifra superior a la pesca anual de todos los países sobre todos los mares del planeta, al día de hoy.
En 1976, Lord Shackleton emprende por cuenta del gobierno británico una misión en las islas Malvinas, y es interesante señalar unas observaciones hechas en el informe final presentado al Foreign Office: “La estructura económica, en particular la propiedad de casi todas las explotaciones rurales, en manos de empresas registradas en Gran Bretaña pero no en las islas, y la ausencia de instituciones financieras (bancos por ejemplo), con una falta de oportunidades de inversiones claramente definidas, provocó un drenaje perpetuo de los fondos del archipiélago hacia Gran Bretaña. De esta manera, la actividad económica falla desde la base para la expansión y su disponibilidad de capital tiende a disminuir. La emigración gradual tiene ya más de cuarenta años, por lo menos, con la lógica declinación de las poblaciones”. “El modelo de actividad económica y de colonización definido históricamente conlleva a una estructura social muy dividida”.
Después de haber analizado las posibilidades económicas de la región, y en particular el potencial petrolero, Lord Shackleton concluye en “la imposibilidad para Inglaterra de concretar totalmente sola el desarrollo de las islas en algunos sectores de la industria y, en consecuencia, tiene necesidad de contar con el apoyo argentino”. Es después de la misión de Shackleton, que acarrea un estudio más preciso sobre las riquezas de las Malvinas, que Gran Bretaña decide congelar las negociaciones en curso con Argentina sobre el status futuro de las islas.

Agregamos también algunas cifras reveladoras. En 1965, el tránsito marítimo petrolero por el Atlántico Sur es de 800.000 barriles por día. En 1976, esa cifra alcanza los 18 millones de barriles por día y hoy se sitúa en 65 millones de barriles por día. Por el camino del Cabo circulan actualmente 24.000 buques al año, es decir, el 45% del tráfico comercial mundial, el 50% del petróleo importado por Estados Unidos y el 80% del petróleo importado por Gran Bretaña. Debemos tener en cuenta también que los buques de guerra y en particular los portaaviones y los submarinos nucleares no pueden utilizar el canal de Panamá o el de Suez debido a sus dimensiones y a su tonelaje, lo que los hace muy vulnerables en caso de guerra generalizada. En esta región, se encuentran las islas Malvinas, situadas casi en la entrada del estrecho de Magallanes y próximos al pasaje de Drake y al canal de Beagle, cercanos también a uno de los accesos al continente antártico, islas que se disputan Gran Bretaña y Argentina desde hace 150 años.
Es evidente, como lo demostramos a lo largo de este artículo, que las islas Malvinas pertenecen a Argentina, por referencia a sus derechos históricos, pero también por el hecho de que se sitúan en una zona geográficamente argentina y no inglesa.
Argentina tiene un diferendo de antigua data con los chilenos a propósito del canal de Beagle y de las islas que se encuentran en el sur de este canal. Inglaterra fue el árbitro de esta disputa. Pero fue un grosero error confiar un arbitraje tan delicado a una potencia que tenía intereses en la región. Argentina eligió, en efecto, como juez en este asunto, a quien ocupa después de casi un siglo y medio una parte de su territorio, un juez que, lejos de ser imparcial, tiende naturalmente a favorecer a una de las partes. Así, es muy evidente que Chile y Gran Bretaña se pongan de acuerdo para beneficiarse del debilitamiento de Argentina. Lord Chalfont se asombra de la conducta de los chilenos durante el conflicto de Malvinas. Sin embargo no es nada asombroso, si se tiene en cuenta el conjunto de intereses en juego en la región.
En cuanto a Brasil, si bien es cierto que desde hace mucho tiempo fue rival de Argentina sobre el continente latinoamericano, también está claro que Brasilia no desea enfrentarse a un condominio anglo-chileno en el Atlántico Sur. Brasil tiene sus propias teorías sobre esta región del mundo y, de la misma manera que un control absoluto de Argentina sobre esta zona del mundo sería muy mal visto por Itamaraty, una fuerte presencia inglesa en las Malvinas, aumentada por la de los chilenos en el Beagle, sería también mal vista por Brasil.
El conflicto de Malvinas también reveló otra dimensión del problema: ¿cuáles son las intenciones de Estados Unidos en esta región? Los norteamericanos alimentan también intenciones en el Atlántico Sur y sobre las Malvinas en particular. La instalación de una base aeronaval en las islas presentaría una ventaja de importancia para el control de una parte del continente antártico como también para el control militar, el transporte y el comercio en el estrecho de Magallanes. La solución "tripartita" propuesta por Alexander Haig en el curso del conflicto de Malvinas respondía a los intereses de Estados Unidos en la región.
Gran Bretaña y, en menor medida, el gobierno chileno pueden sacar provecho de la presencia norteamericana en las islas Malvinas. Pero Brasil, Argentina y otros países latinoamericanos no ganarán nada al encontrarse frente a una presencia permanente de una de las dos superpotencias en el Atlántico Sur.
Brasil, primero, porque mantiene una política exterior más o menos independiente frente a Estados Unidos. Su dependencia frente a los países árabes para sus importaciones de petróleo y los lazos tejidos con los países africanos hacen de la política exterior brasileña un obstáculo para la estrategia norteamericana en el Atlántico Sur. Por su parte, Argentina, socio económico privilegiado de la URSS desde hace algunos años y país competidor de Estados Unidos en los mercados internacionales, tiene un interés a largo plazo en desarrollar una política independiente en esta zona del mundo.

Conclusiones

Podemos lanzar varias conclusiones de este conflicto de Malvinas.
En primer lugar, hay que observar la reacción latinoamericana frente al enfrentamiento anglo-argentino y constatar un alejamiento de los países de la región con relación a Estados Unidos, del mismo modo es verdad que los lazos económicos, políticos e incluso militares se mantienen importantes. Y es evidente que la posición de los norteamericanos al lado de los ingleses refuerce a los "duros", es decir, Cuba, Nicaragua, Panamá, Venezuela y, en en menor medida, México. En otro nivel, los países como Perú, Bolivia, Costa Rica, Ecuador y hasta Brasil y Uruguay, se encontraron brutalmente frente a un conflicto y el claro endurecimiento de algunos de sus vecinos los obligó a tener una política más alejada de la de Estados Unidos.
En segundo lugar, asistimos a una aproximación de Venezuela al eje histórico Perú-Bolivia-Argentina. Esta situación pone a Brasil en una posición molesta y lo obliga, teniendo en cuenta su proyecto de pacto amazónico, a apoyar, hasta de forma moderada, a Argentina. Chile, por su parte, también se encuentra en una posición delicada porque, aunque es verdad que un debilitamiento de Argentina puede serle beneficioso, también es verdad que no podrá sacar provecho rápidamente de esta situación.
En tercer lugar, debemos comprobar la derrota de Gran Bretaña sobre el plano latinoamericano y tal vez también sobre otros países de la CEE. Sin juzgar las profundas razones del desencadenamiento de las hostilidades de Argentina en las islas Malvinas, es muy evidente que el enfrentamiento desbordó el marco de un gobierno militar para transformarse rápidamente en un enfrentamiento entre la Nación argentina y una potencia colonial. El argumento falaz utilizado por Gran Bretaña, es decir, que se trataba de una lucha entre una dictadura y una democracia, se desmoronó rápidamente cuando el conjunto de las fuerzas internas de Argentina apoyó el intento de recuperación de las islas mientras manifestaba su oposición a los militares. También, Gran Bretaña debe comprender que la era de los regímenes coloniales está terminada y que la situación interna de Argentina será resuelta por el propio pueblo argentino y no por Londres.
Por último, debemos considerar el papel que la Unión soviética arriesga jugar en la región. Es evidente que el gran perdedor a largo plazo es Estados Unidos. El TIAR, tratado firmado por los países americanos en 1947 con el fin de defenderse contra cualquier agresión de potencias extrarregionales, se transdormó rápidamente en una herramienta del enfrentamiento Este-Oeste inútil en el caso de un enfrentamiento Norte-Sur, así como lo demostró el asunto de las Malvinas. ¿La URSS puede ocupar el lugar de Estados Unidos en la región? Desde un punto de vista propiamente latinoamericano esto parece difícil si se tiene en cuenta el hecho de que la URSS tiene muy poco que ofrecer a las naciones latinoamericanas sobre el plano económico y político, o, mejor dicho, los soviéticos no tienen otra cosa para ofrecer que los norteamericanos, aunque la URSS tenga más posibilidades de implantarse en América latina que en el pasado. Pero hay que ver bien también que los países del continente son países que tienen una larga tradición de independencia y qué, si ellos la hacen valer hoy con relación a Gran Bretaña y a Estados Unidos, la preconizarán también de ahora en más frente a los soviéticos.
Si estudiamos la historia latinoamericana del siglo XX, sea en el curso de la Primera o de la Segunda Guerra mundial, es decir, en el momento de las grandes crisis internacionales, los centros mundiales de poder se debilitaron mientras que las fuerzas que se desarrollaron por todas partes en América latina se emparentaban más con tendencias nacionalistas que con deseos de aproximación hacia una u otra de las potencias en guerra.

¿El conflicto de Malvinas es un conflicto del siglo XIX, o se trata de un conflicto del siglo XXI? Los dos aspectos existen. Las Malvinas y otras islas del Atlántico Sur están ocupadas ilegalmente por Gran Bretaña y su incorporación a América latina aparece como una reivindicación justa de Argentina. La reacción latinoamericana frente a la acción británica se expresa en un marco donde todavía subsisten vestigios coloniales en litigio en América latina, entre uno o varios países, con antiguas o nuevas potencias. Es el caso de Belice, la Guyana inglesa e incluso el canal de Panamá. La victoria inglesa ha sido interpretada por los países latinoamericanos como un grave fracaso para el conjunto del continente y la imagen de Alexander Haig sentado en medio de los ministros de Asuntos Exteriores latinoamericanos que apoyan a Argentina, es muy reveladora. Visto desde este ángulo, podemos pensar que este conflicto pertenece al siglo XIX.
¿Pero por qué no situar este conflicto en el marco de una carrera hacia la conquista de nuevas fuentes de materias primas? ¿Por qué no pensar que los países del Norte quisieron penalizar a un país del Sur que se atrevió a poner en duda, sin juzgar la acción y la oportunidad, un mundo profundamente desigual? Los países latinoamericanos comienzan a darse cuenta de esta amenaza y están muy preocupados, teniendo en cuenta las enormes reservas que existen en esta región y en otras partes de América latina y de la importancia que éstas tendrán para el futuro del mundo en el curso de las próximas décadas.
Argentina recuperará las Malvinas tarde o temprano. Es un hecho irreversible. Gran Bretaña no puede mantenerse en dos islas situadas a 14 000 kilómetros de su territorio continuando haciendo frente a países cada vez más hostiles a ella. Y esto es tan así si se tiene en cuenta el hecho de que América latina comienza a transformarse en un continente que afirma una identidad propia, agitada por fuerzas nacionales ligadas a la defensa de la democracia, la justicia social y la no alineación mientras que Gran Bretaña se encuentra actualmente en una situación difícil para enfrentar tal voluntad latinoamericana.
Conviene recordar lo que decía Tito Livio: “Vincere sees Hannibal, sed utis victoria nescis” (Sabes vencer, Hannibal, pero no sabes consolidar tu victoria”).


IFRI Institut français des relations internationales
Angel Tello. L'Argentine et les îles Malouines.
Politique étrangère N°4 1982 47e année
[Traducción propia]
Se autoriza reproducción de la traducción citando las fuentes y los autores.

domingo, 22 de septiembre de 2013

Presentación en Tandil del libro "Malvinas en primera línea"

Presentación del libro "MALVINAS EN PRIMERA LINEA" del Coronel VGM Lautaro Jimenez Corvalán a cargo del periodista y corresponsal de guerra Nicolás Kasanzew.



jueves, 20 de junio de 2013

Desfile de Veteranos de Guerra de Malvinas y acto en el Cenotafio de la Plaza San Martín.

Emocionante y multitudinario.

Ya un ratito antes de las 1000 los veteranos, familiares y amigos iban llegando al lugar de concentración en la calle Austria, sobre las plazoletas que separan la avenida del Libertador de la avenida Figueroa Alcorta.
Caras conocidas, “boinas conocidas”, camperas y banderas de distintas agrupaciones de veteranos templaban un frio con sol y sin viento muy llevadero.
Cerca de las 1100 un megáfono sostenido por el VGM  Manuel Villegas comenzó a ordenar a las columnas de veteranos para dirigirse hacia donde Libertador se une con Figueroa Alcorta, pasando por el museo de Bellas Artes y a la vanguardia del desfile la imagen de la virgen del Luján, la misma que está entronizada en nuestro cementerio de Darwin.
Y se largó nomás, ya no está el Ital Park pero hoy el parque Thays fue testigo del paso de nuestros veteranos luciendo orgullosamente sus condecoraciones y entre ellos, y portando una hermosa bandera argentina, marchaba altivamente el VGM Oscar Poltronieri.
Llegando a Callao la primera sorpresa, la banda de la Policía Metropolitana dando los primeros compases de la marcha de San Lorenzo.
Aquí se sumó más gente, más banderas, más aplausos, más emoción que se dirigía hacia Retiro, hacia la plaza San Martín, al cenotafio que rinde honor a nuestros 649 compatriotas caídos durante la gesta.
Con la Marcha de Malvinas se ingresó a la plaza, los veteranos en el centro y familiares y amigos a los costados y en los alrededores de la plaza.
Segunda sorpresa, la banda del Ejército estaba presente y se entonó el himno nacional.

El desfile se transformó en acto con las palabras del padre VGM Vicente Martínez Torrens, muchos lo conocemos no sólo por su presencia y sus misas de campaña durante todo el conflicto sino también por el libro “Dios en las trincheras”, aquí ocurrió la tercera sorpresa, el padre leyó una misiva enviada por el Papa Francisco con una bendición para los veteranos y para los que ya han partido.
Luego se dio paso a la lectura de una de las cartas que el soldado Julio Cao, muerto en combate, le dirigió a sus alumnos de entonces, seguido por un video con unas palabras muy emotivas de su madre, Delmira Hasenclever de Cao.
Acto seguido el VGM Darío Volonté nos regaló el Aurora, en mi caso me retrotrajo a la primaria y me embargo una dulce emoción.
En todo momento del desfile y del acto se sucedieron sin fin los vitores conocidos, “Viva la Patria”, “Vivan los Veteranos” “Volveremos” y hasta el risueño “el que no salta es un inglés” coreado por la mayoría de los presentes.
Para finalizar, el locutor hizo subir a Andres Ciro, ex Los Piojos y actual Ciro y los Persas y luego de unas palabras sobre su compromiso con los veteranos cantó su canción dedicada a ellos. Como bonus track tocó con su armónica, acompañado por la multitud, parte del himno nacional.
Terminado el acto y como espectador de lujo, pude ver la emoción del reencuentro de muchos veteranos, los abrazos, las fotos, los recuerdos y es un bálsamo para mi y creo que para muchos ver el conocimiento de incluso niños de varios veteranos, Oscar Poltronieri se debe haber sacado mil fotos a pedido, otro tanto Esteban Tríes; como puse de título, emoción y multitud, que me llenaron de orgullo.

domingo, 2 de junio de 2013

20 de junio de 2013 Desfile de veteranos y familiares de caídos.


El 20 de Junio de 2013 a las 10 hs. los Combatientes de Malvinas y Familiares de Caídos desfilamos por la Avenida del Libertador hasta el monumento a nuestros Héroes.

Se nos ocurrió esta loca idea de autoconvocarnos para organizar Nuestro Desfile, ya que durante 31 años, NADIE se hizo cargo de este abrazo de los HONROSOS VETERANOS DE GUERRA CON NUESTRO PUEBLO!!!
Es por esto que debemos convocar, invitar a participar a cada Centro, a cada Veterano de cada rincón del país a lograr este sueño…
Nos juntaremos el 20 de junio en la Facultad de Derecho, Av. Figueroa Alcorta y Austria a las 10:00 hs., marchando solamente los VGM, con nuestro uniforme, o nuestra campera, o el atuendo que nos haga feliz…
Eso sí, LA MEDALLA AL PECHO Y LA FRENTE BIEN ALTA...!!!!
Sin distinciones de Unidad, Fuerza, Grado, Centro de VGM, Provincia…
Solamente alineados detrás de la CELESTE Y BLANCA!!!
Acá no hay partidos políticos, ni figurar, ni nada que nos divida: SOLAMENTE VGM.
En el Palco de Honor, los Familiares de Nuestros Héroes y, en las palabras, solamente las Madres de la Patria
Te esperamos, escribinos a malvinaspatriagrande@gmail.com y confirmanos tu asistencia para organizarnos…!!!
Llegó el día!!!


http://desfileveteranos.blogspot.com.ar/
Twitter: @MalvinasPatria

jueves, 30 de mayo de 2013

Emplazamiento del busto del Teniente 1º Roberto Estevez en el RI 25 de Sarmiento, Chubut.

Luego de más de dos años de la campaña "Argentina tiene Héroes" recolectando bronce desde todos los puntos del país, el 28 de mayo pasado fue emplazado y bendecido en el Regimiento de Infantería 25 de Sarmiento, provincia de Chubut, en la plaza de armas que lleva su nombre, el busto del Teniente Roberto Néstor Estevez, muerto en los combates de Darwin-Pradera del Ganso el 28 de mayo de 1982.
Uno de los ejemplos de sacrificio, valor y abnegación que nos dejó la gesta de Malvinas quedó inmortalizado en un busto que refleja las últimas imágenes de este valeroso soldado del Ejército Argentino.






Fotos: Germán Stoessel




sábado, 25 de mayo de 2013

1810 - 1982 - 25 de mayo - 2013


Un nuevo 25 de mayo, un mes que en 1810 nos encontró saliendo del yugo español y dando los primeros pasos como patria.
El mismo mes que en 1982 nos vio intentando arrebatar del yugo imperial británico esas tierras australes usurpadas desde 1833.
En ambos momentos la historia nos honró con varios patriotas que dejaron su legado, incluso su sangre, para que la Argentina se transforme en una Nación soberana.
Estamos en épocas difíciles, los ideales de mayo, tanto de 1810 como de 1982, han sido mancillados por gente que no tiene idea de república, de patria, de valores, de entrega, sólo de un oprobioso beneficio personal.

¡Gloria a los hacedores de mayo de 1810 y a los defensores de mayo de 1982!

lunes, 6 de mayo de 2013

De Malouines a Malvinas, el origen del nombre desde la hermosa Saint-Malo.


Los habitantes de Saint-Malo tienen una preponderante participación en el reconocimiento y la exploración del archipiélago.
Gouin de Beauchêne descubre en 1701 la isla Beauchesne, cuarenta millas al sur del archipiélago. Eon de Carman explora las orillas del sur del archipiélago, al frente de una flota de navíos de Saint Malo y bautiza las islas Danycan, las actuales islas de los Leones Marinos, en homenaje a su principal constructor naval.
Alain Porée bautiza, el 16 de julio de 1708, costa de la Asunción [côte de l´Assomption], creyendo reconocer un nuevo archipiélago y no la parte septentrional de las islas. Frézier cartografía las islas al noroeste de las Malvinas en 1711, dándole el nombre de islas Sebaldes a las actuales islas Jason y llamó islas Nuevas [îles Nouvelles] al conjunto del archipiélago.
Es en 1720 que Guillaume Delisle (1675-1726) primer geógrafo del rey, las llama islas Malvinas [îles Malouines] en razón de la asidua frecuencia con que los buques de Saint-Malo llevaban su travesía hacia las costas del Pacífico, especialmente al Perú.
Bougainville intenta implantar una colonia. Varias familias de Acadianos expulsados de Canadá por los ingleses son llevados durante dos expediciones preparadas desde Saint-Malo. Con Duclos-Guyot y Chenard de la Giraudais como capitanes, Bougainville zarpa de Saint-Malo con la Aigle y la Sphinx para un primer viaje el 06 de septiembre de 1763. Alcanzando la Gran bahía, funda Saint-Louis al fondo del puerto natural de la isla Conty [île Conty], en el istmo que separa la bahía de Luxembourg con la de Marville. Toma posesión de las islas Malvinas el 05 de abril de 1764. El 08 de abril, la nave Aigle se hace a la mar para retornar a Saint-Malo, adonde llega el 26 de junio. Vuelve a partir con la Etoile el 26 de julio de 1764. Bougainville desembarca un poco antes, en Morlaix. El está de vuelta en las Malvinas el 05 de enero de 1765 y puede constatar el éxito de la colonización.
Bougainville regresa el 13 de agosto de 1765 con un cargamento de aceite y de pieles de foca luego de realizar una excursión por el estrecho de Magallanes.


Mientras tanto, el inglés Byron, a bordo del Dolphin, crea un establecimiento en enero de 1765 en Port Egmont. El será seguido por Macbride, capitán del Jason, que llega a puerto Egmont en diciembre de 1766 con el fin de verificar el carácter oficial de nuestro establecimiento o el carácter privado, bajo la forma de una simple posta de particulares.
Frente a las reivindicaciones inglesas, el gobierno francés prefiere ceder el archipiélago a los españoles contra el pago de 603.000 libras y confiarle a Bougainville la misión de entregarlas.
Una tercera expedición de la Aigle y la Etoile tiene lugar entre el 05 de octubre de 1765 y septiembre de 1766 para la Etoile y el 17 de diciembre de 1767 para la Aigle. Llegado a Montevideo el 31 de enero de 1767, Bougainville toma dirección hacia las Malvinas donde arriba el 23 de marzo.
Al día siguiente de su arribo, llegan dos fragatas españolas, la Liebre y la Esmeralda.
La restitución de las islas al gobernador Ruiz Puente está fechada el 01 de abril de 1766. Luego de esto, Bougainville retoma su viaje alrededor del mundo dejando a las îles Malouines ya transformadas en las islas Malvinas.
Los colonos franceses no serán conducidos a Brest como estaba previsto sino a Buenos Aires. Algunos esperarán hasta dieciocho meses para su repatriación, en pequeños grupos, a bordo de buques mercantes españoles que los desembarcan en las costas de España. De las seis familias que partieron en 1763 a las Malvinas, tres niños de Augustin Benoist y de Françoise Terriot regresan a Saint-Malo en abril de 1768.


Los ingleses se instalan de manera efectiva en Puerto Egmont el 02 de abril de 1767. Su establecimiento es, sin embargo, evacuado por la presión de la flota española comandada por Madariaga el 10 de junio de 1770 y nace un largo conflicto diplomático ya que los ingleses consideran esta acción como un insulto a su nación.
Un acuerdo es firmado el 21 de enero de 1771 por España e Inglaterra que se traduce en la restitución de Puerto Egmont el 16 de septiembre de 1771 y un desarme recíproco de las islas.
Esta implantación británica no se sitúa sobre la Gran Malvina [Grande-Malouine] sino sobre la cercana isla Saunders [île Saunders].
Puerto Egmont es abandonado por los ingleses en 1774 pero España no puede ni quiere levantar la perdiz sobre la cuestión del reconocimiento del archipiélago como de su propiedad.
Sin embargo, el oficial inglés Samuel Clayton, comandante del establecimiento [commandant des îles F@lkland] deja oficialmente una placa para tomar posesión antes de abandonar el sitio. Desde luego, la convención de Madrid del 25 de octubre de 1790 quita cualquier pretensión de los ingleses sobre el archipiélago.
Un francés originario de Hamburgo, Luis Vernet, intenta una nueva implantación sobre el archipiélago en 1823 y luego en 1826. Esta última colonia tiene más éxito que la primera y cuenta con una centena de miembros en 1831, fecha de su desplome por la acción del buque norteamericano Lexington, en represalia por la detención hecha por Vernet de un buque de pesca.
Los ingleses toman posesión nuevamente en 1832 de las islas reivindicadas desde 1829 por los argentinos, que conservan el nombre de Islas Malvinas.


Fuente: Saint Malo, 2000 ans d´Histoire, Gilles Foucqueron, 1999
Fotos: personales
[Entre corchetes en el original]
Mi agradecimiento a M. Philippe de Kuyper, Biblioteca de Saint Malo, Intramuros.

martes, 2 de abril de 2013

1982 - 2 de abril - 2013 31º Aniversario de la gloriosa Gesta de Malvinas.


Cada vez que se acerca un nuevo 2 de abril, los días previos son emocionalmente turbulentos, los recuerdos intactos de la recuperación de nuestras islas afloran y me traen al presente el valor de aquellos que, desde el primer día, entregaron su alma, su convicción, su amor a la patria, e incluso su sangre, por esta noble causa.
Aunque la memoria se construye todos los días, y creo que no pasa un día en el que el tema Malvinas y sus hombres ronde por mi cabeza y por mis palabras, el significado que ha adquirido el 2 de abril es palpable en muchos malvineros, haciendo especial énfasis en nuestro queridos VGM y principalmente en aquellos que se quedaron custodiando nuestra turba y nuestras gélidas aguas australes, para sus familiares siempre el reconocimiento y el más absoluto orgullo.
Que Dios proteja a los que regresaron, que temple el espíritu de los familiares de los caídos y mi oración por aquellos que murieron después del conflicto por la desidia de un Estado ausente y mezquino.

¡Gloria a los Veteranos de Malvinas!
¡Las Malvinas fueron, son y serán argentinas!
¡Viva la Patria!

martes, 19 de marzo de 2013

El Papa Francisco y la Gesta de Malvinas.


Se acerca un nuevo aniversario de la Gesta en un año muy especial con la llegada al trono de San Pedro del Cardenal Bergoglio.

El Arzobispo de Buenos Aires, Primado de la Argentina y ahora Papa Francisco siempre ha tenido presente la gesta de Malvinas y su gente, los veteranos y los que han quedado como custodios de las islas.
Muchos recordarán la misa que ofició en el año 2012 en la Catedral Metropolitana, última morada del Libertador General San Martín, en la que rezó por los caídos durante la guerra, al conmemorarse 30 años de la finalización del conflicto con Gran Bretaña.
En la homilía de la Eucaristía que celebró el actual Papa Francisco dijo que "venimos a rezar por aquellos que han caído, hijos de la Patria que salieron a defender a su madre, la Patria, a reclamar lo que es suyo, de la Patria y les fue usurpado".
Pidió una reivindicación de todos los argentinos que expusieron el cuerpo durante la guerra "hayan estado o no en primera línea de combate porque en todos dejó cicatrices".
Recordó que "muchos jóvenes quedaron allá y no pudieron volver. Otros volvieron pero ninguno pudo olvidar".
"¡Cuántas cicatrices, cuántas familias destruidas por la ausencia definitiva o por un regreso truncado!",
Más adelante dijo que "la Patria tiene que acordarse de ellos, tiene que hacerse cargo de tantos corazones con cicatrices y decirles gracias, a los que quedaron en las islas o sumergidos en el agua, a todos".
"La Patria debe reconocerles las cicatrices y decirles un gracias generoso y en justicia".
Cuando se produjeron las ofrendas, familiares de los caídos acercaron al altar 649 rosas rojas para recordarlos.

lunes, 4 de febrero de 2013

1813 - 03 de febrero - 2013 Doscientos años de la batalla de San Lorenzo.


Un día como hoy, pero en 1813, el por entonces coronel José de San Martín enfrentaba por primera vez, con un ejército de reciente creación, que sería conocido y reconocido como el Regimiento de Granaderos a caballo, a las huestes españolas que remontaban el Paraná.
El combate fue intenso, fue rápido, fue feroz. Fue la primera y única victoria del Libertador en nuestro suelo patrio.
Quiera hacer una analogía sobre esto, ese glorioso bautismo de fuego en el futuro campo de marte del convento de San Lorenzo, muchos años después lo tuvieron las tropas argentinas frente al invasor británico, un 12 de junio de 1982 sobre las estribaciones del monte Longdon, un combate de horas pero muy encarnizado que dejó 31 argentinos custodiando por siempre con su sangre la tierra usurpada y más de 150 argentinos que llevan en su cuerpo la ferocidad de aquel combate.
A aquellos patriotas de hace 200 años y a aquellos de hace sólo 30, les quiero rendir mi homenaje resaltando el honor que es servir a la patria, es un valor que muy pocos tienen y pueden ostentar, los veteranos de Malvinas pueden sentir el orgullo de haber combatido por una causa justa, ni más ni menos.

lunes, 24 de diciembre de 2012

¡Feliz Navidad!

Feliz Navidad para todos, especialmente a los familiares de los 649 héroes y custodios de nuestras queridas islas Malvinas, que el espíritu cristiano los ayude a recordar con alegría a sus seres queridos, que entregaron su preciosa vida por una causa justa.


jueves, 22 de noviembre de 2012

Reconocimiento de la Fuerza Aérea Argentina a la Fuerza Aérea del Perú por su compromiso en 1982.


Fuerza Aérea Argentina reconoció a Bandera de Guerra FAP.

La Fuerza Aérea Argentina condecoró con la Medalla al Mérito a la Bandera de Guerra de la Fuerza Aérea del Perú (FAP), al reconocer la cooperación y hermandad de la nación peruana durante la guerra de Malvinas en el otoño de 1982. El acto se cumplió en la plaza de armas de la base aérea Las Palmas, con la asistencia del titular de Defensa, Pedro Cateriano y del comandante general de la FAP, Pedro Seabra Pinedo. En representación de Argentina, participó el embajador Darío Alessandro y el jefe del Estado Mayor de la Fuerza Aérea Argentina, brigadier general Normando Constantino.
La condecoración se brinda por la constante integración y fortalecimiento de la amistad entre las Fuerzas Aéreas de ambos países. La embajada Argentina resaltó que la FAP brindara una incondicional cooperación en la llamada Gesta de Malvinas, a través del aporte de medios recibidos oportunamente, pese a las barreras de la distancia y de los tiempos de conflicto. “Así se reafirmó los lazos fraternales que han sabido cultivar nuestros próceres, sustentados en un pasado común y en una identidad de costumbres y tradiciones, que hoy tenemos el ineludible compromiso de incrementar”, indicó en comunicado de prensa.

Fuente: Medios del Perú 22 de Noviembre de 2012

domingo, 30 de septiembre de 2012

Fallecimiento del Contraalmirante Carlos Busser, el recuerdo.



Como jefe de la Infantería de Marina de la Armada Argentina, estuvo al frente de la Operación Rosario. Los efectivos para llevar a buen puerto esta operación pertenecían a la Flota de Mar, a la Aviación Naval, al 2° Batallón de Infantería de Marina, al Regimiento de Infantería 25 del Ejército y aviones C-130 Hércules de la Fuerza Aérea. La operación culminó exitosamente con la recuperación de las islas Malvinas logrando la rendición de la guarnición a través del gobernador británico Rex Hunt. 
Carlos Alberto Büsser había nacido en Rosario, provincia de Santa Fe, el 10 de enero de 1928



En navegación en el ARA "Cabo San Antonio", 01 de abril de 1982, 1830. Arenga realizada antes del inicio de la Operación.

Soy el Comandante de la Fuerza de desembarco, integrada por efectivos de la Infantería de Marina y del Ejercito Argentino embarcados en este buque, de algunas fracciones a bordo del destructor Santísima Trinidad, del rompehielos Almirante Irizar y de los buzos tácticos embarcados en el submarino Santa Fe. Nuestra misión es desembarcar en nuestras Islas Malvinas y desalojar a las fuerzas militares y autoridades británicas que se encuentran en ellas. Eso es lo que vamos a hacer.
El destino ha querido que nosotros seamos los encargados de reparar estos casi 150 años de usurpación
En esas islas vamos a encontrar una población con la que debemos tener un trato especial. Son habitantes del territorio argentino y, por lo tanto deben ser tratados como lo son todos lo que viven en la Argentina. Ustedes deberán respetar estrictamente la propiedad y la integridad de las personas. No entraran en ninguna residencia privada, si no es por razones de combate. Respetaran a las mujeres, a los niños, a los ancianos y a los hombres. Serán duros con el enemigo, pero corteses, respetuosos y amables con la población de nuestro territorio, a la que debemos proteger. Si alguien incurre en violación, robo o pillaje, le aplicare en forma inmediata la pena máxima.
Ahora con la autorización del señor comandante del grupo de transporte, quiero expresar que lo que haga la fuerza de desembarco será el resultado de la brillante tarea que los integrantes de ese grupo ya ha realizado. Gracias por traernos hasta acá y gracias por ponernos mañana en la playa.
No dudo que el coraje, el honor y la capacitación de todos ustedes, nos dará la victoria. Durante mucho tiempo hemos venido adiestrando nuestros músculos y preparando nuestras mentes y nuestros corazones para el momento supremo de enfrentar al enemigo. Ese momento ha llegado.
Mañana ustedes serán los vencedores. Mañana mostraremos al mundo una fuerza Argentina valerosa en la guerra y generosa en la victoria.
Que Dios los Proteja. Ahora dirán conmigo.
¡VIVA LA PATRIA!

martes, 31 de julio de 2012

Presentación de la reedición del libro de Nicolás Kasanzew "Malvinas a sangre y fuego".



Agradecimiento: Nicolás Kasanzew.

domingo, 17 de junio de 2012

Testimonios en primera persona: emotivo relato del VGM Marcelo Vallejo sobre la entrega de su compañero del RIMec 6 Sergio Azcarate.


Sergio Omar Azcarate, un héroe de la Patria!!!

Sergio nació el 11 de agosto de 1962 en Lobos, provincia de Buenos Aires.
Hizo el Servicio Militar en el Regimiento de Infantería Mecanizado 6 General Viamonte.
Sergio se presentó como la gran mayoría de los soldados que ya estaba de baja y no dudó ante el llamado de la patria en presentarse al Cuartel, como a todos, la incertidumbre de lo que podía pasar se terminaba cuando los soldados se encontraban con aquellos compañeros del Servicio militar, todos pensábamos en Malvinas, la Bandera, la Patria!!
Pero había algo muy fuerte y eran los compañeros, los camaradas, si vos vas, vamos todos, y así fue como la mayoría de los soldados, para sorpresa de muchos, se presentaron para cumplir con el juramento… Defender la Bandera!!!
En el Regimiento 6 no faltó un soldado!!!
Sergio llegó a Malvinas el 13 de abril, y su destino y lugar de combate fue el monte Williams, siempre le puso el pecho a los trabajos, desde aquella larga caminata con el mortero con todo el equipo al hombro, casi 20 km dando todo y transmitiendo fuerzas a sus compañeros, para muchos la guerra fue corta, para Azcarate y su grupo, fue duro cada paso que dimos en Malvinas, hacer un pozo para un mortero pesado no era un trabajo fácil y menos en aquel lugar, cargar con los cajones de municiones y esperar…
Las guardias, las lluvias, el viento, las noches donde nos veíamos las caras por las explosiones de las bombas, tantas cosas para contar…
Estaba con su grupo para dar apoyo a los compañeros que tendrían que combatir en el frente. Esa era su misión. La misión de los morteristas. La espera fue larga. Resistiendo muchos bombardeos a partir del primero de mayo. Nunca quebraron el espíritu de este soldado. Muchas veces puteaba y decía porque no los vamos a buscar, que esperamos?
Muchos de los que estábamos en el monte sentíamos la impotencia de ver como por las noches la artillería enemiga nos tenía en alerta y sin descanso. Y pasaron los días.
El frío nos calaba los huesos, pero siempre estuvo dispuesto. En las guardias interminables, en las noches que pasamos en el pozo esperando órdenes de tiro, esperando al enemigo. Siempre había algún alerta de infiltraciones, de bombardeos, de ataques finales…
Y allá salía Sergio con su fusil a cuidar de aquella posición con sus compañeros. Si alguien no tenía el fusil para la guardia nunca dudaba en darle el suyo, gestos como estos no se olvidan nunca!
12 y 13 de junio. Aquellos morteros hicieron sus primeros disparos entre los gritos de Viva la Patria!! O tomen hijos de puta!!
El apoyo que necesitaron nuestros compañeros se pudo hacer con muchas dificultades ya que cada disparo hundía en el barro la placa base y nuestra arma quedaba inutilizada entre la bronca y la impotencia de no poder seguir tirando.
Ya no importaba el bombardeo. Malvinas era un infierno. Entonces a trabajar en la oscuridad metidos con el barro hasta las rodillas, nuestro compañero no aflojaba. En un momento le pidió al resto que descansen que el los llamaría cuando aquel fierro de más de 100 kilos esté en condiciones de sacarlo. Con los pies duros pero el corazón caliente.
Aquella noche se volvieron a armar los morteros.
El 13 de junio fue un día donde cada uno se protegía como podía, ya sin pozo y a la intemperie esperamos nuevas órdenes de tiro…
Una bomba dio de lleno en el pozo del mortero 3 donde horas antes se encontraba el grupo tirando…
Llegó la madrugada del 14 de junio. Aquel día conseguimos algo de comida que compartimos entre todos y no es cuento cuando digo una cucharada para cada uno porque fue lo que pasó.
Se combatía en Tumbledown a 500 o 600 metros nuestros. Todo eran gritos y órdenes.
Con el amanecer del 14 de junio se veían soldados por todos lados, Sergio y su grupo firmes al pie del cañón.
Entonces llegó la orden de limpiar las armas para el combate cuerpo a cuerpo. Aquel grupo era de 18 soldados. Teníamos pocos fusiles pero nadie se movió de su puesto de combate. Puedo recordar y sentir las palabras de aliento: -¡Matar o morir!
¿Qué más quedaba en aquella batalla? ¿Miedo? Si, por supuesto, ya no se pensaba en lo que podía pasar mañana, todo cambiaba minuto a minuto…
Hasta que nos llega la orden de tomar las armas de mano, las municiones y replegarnos a Puerto Argentino. Tal vez la última orden y la más dura.
Había mucha bronca porque ese era nuestro lugar y Sergio, como varios compañeros, se resistían a tener que irnos.
El grupo se reunió y bajamos hasta el camino después de destruir nuestros morteros y entre discusiones por quedarnos o replegar. El nuestro fue el último de los grupos en dejar aquel monte. Serían las 10 de la mañana. La misión se había cumplido, se había hecho mucho más de lo que todos imaginan, el olor a pólvora y humo acompañaba aquel repliegue de los soldados del 6, pero ya nos tenían en la mira y entonces las bombas empezaron a caer por todos lados, esta vez en un camino donde no teníamos refugio alguno.
A lo lejos el pueblo, y nosotros todavía en el campo de batalla, en el infierno.
Sergio Azcarate, en un momento de retraso, venía con dos cajas de municiones de ametralladora, unas cajas muy pesadas que no quiso dejar a pesar del pedido nuestro. No pensaba en rendirse, el decía que esas balas nos iban a hacer falta. Con otros compañeros le pedimos que apure el paso porque teníamos que salir de esa zona, todo podía pasar en aquel momento, pero Azcarate, a pesar de la situación en que nos encontrábamos, sacó unas municiones trazantes y dijo, mostrándolas con la mano levantada -¡todavía tengo esto para estos hijos de puta!
En ese momento una ráfaga dio de lleno sobre nosotros, volamos por el aire y cada uno se levantó como pudo. Aturdidos. Pero Sergio, nuestro compañero, nuestro amigo, no se levantó y allí quedó en paz… Qué se puede agregar!
Para muchos un soldado más, para nosotros un soldado que no se guardó nada, compartió, se la jugó por sus camaradas, tal vez fue uno de los últimos que cayó, por eso digo que el cumplió con lo que tenía que hacer, dar apoyo a sus compañeros, resistió hasta el último día y cayó con honor. Cuando se llenan la boca hablando de lo profesionales que eran los soldados ingleses...
Este héroe de la patria soportó casi 70 días en un pozo, combatió, dio su vida y no pidió nada a cambio.
POR DEFENDER SU BANDERA. POR DEFENDERTE A VOS...
ESTOS HEROES DE LA PATRIA NOS PIDEN QUE NO LOS OLVIDEMOS…
HONOR Y GLORIA A NUESTROS HEROES DE MALVINAS!!!
Y A LOS 11 GUERREROS DEL REGIMIENTO 6 VIVA LA PATRIA!!!
VOLVEREMOS!!!


Fuente: VGM Marcelo Vallejo, 13 de junio de 2012
Agradecimiento: Diego Olavarría

domingo, 10 de junio de 2012

Semblanzas de nuestros héroes caídos. Recordando al soldado Julio Rubén Cao. Sus cartas desde Malvinas.


Hace exactamente treinta años, un 10 de junio de 1982 caía en combate el soldado Julio Cao, esta es su historia:

El soldado Julio Rubén Cao nació en Ramos Mejía el 18 de enero de 1961. Se recibió de docente, cursando luego el profesorado de literatura y de magisterio. Ejerció la docencia en las escuelas Nº 95, 96 y 32 de La Matanza y en el año 1981 cumplió el Servicio militar obligatorio en el RIM III "General Manuel Belgrano" de La Tablada, provincia de Buenos Aires.
Terminado el Servicio militar obligatorio, volvió a ejercer la docencia hasta que, con motivo de la recuperación de las islas, se presentó como voluntario un 12 de abril de 1982, y fue destinado con su unidad a Puerto Argentino.
En plena guerra, Julio Cao escribió varias veces desde Malvinas. La carta más extensa iba dirigida a la directora del colegio en el que daba clases y a sus alumnos de 3º grado. En ella les pide disculpas por su repentina partida hacia las islas.
La carta completa está fechada en Puerto Rivero, el nombre con el que se llamó a la capital de las islas en un primer momento.
Su muerte ocurrió el 10 de junio de 1982 durante la ofensiva británica sobre Puerto Argentino. La escuela Nº 32 de La Matanza, donde ejerció como docente antes de partir hacia las Malvinas, lleva su nombre.

Esta es la carta completa:

"Puerto Rivero, 24 de abril de 1982

Sra Directora: He recibido carta de mi esposa quien me transmitió la preocupación de todo el personal de la escuela en cuanto a mi presencia luego de mi inesperada desaparición debido a mi incorporación al Ejército.
Deseo hacer llegar a ud y por su intermedio a todo el personal de la escuela mi mayor gratitud por haberme hecho sentir tan a gusto durante el corto lapso en que me conté entre uds.
Espero que no se tomen en cuenta la incorrecta redacción y caligrafía de estas líneas pues es un soldado no un maestro quien las escribe.
Considero que uds desearán saber las condiciones en que vivimos aquí los soldados, que según tuve oportunidad de comprobar son muy distintas a las que describen en los diarios.

Formo parte de la sección Atam del Regimiento de Infantería Mecanizada 3. Nuestra misión es dar apoyo de artillería a la primera línea de las compañías de Infantería de nuestro regimiento que se encuentran sobre las costas. Nosotros nos encontramos 100 o 150 metros a retaguardia, prácticamente en el frente.
Estamos a unos 3 km del Puerto Rivero (Puerto Argentino), en la isla Soledad y vivimos en pozos de 1m por 2m aproximadamente (pozos de zorros) en parejas, de a dos soldados; la humedad de la tierra es nuestro mejor compañero. Comemos bien, pero la ansiedad hace que sintamos mayor apetito, no hay comida que alcance. Hace frío, frío, mucho viento y el clima en general es muy húmedo. Las noches son muy largas y se hacen más largas porque cumplimos 2 hs de guardia.


Releyendo la carta me doy cuenta de que los estoy describiendo un panorama para nada alentador, pero la realidad es que no es nada que no pueda soportarse; principalmente porque la moral de la tropa es muy alta en general.
Con respecto a la situación en general, recibimos las informaciones de la radio local que no son otras que las que "la superioridad" quiere que sepamos; sobre el ataque a las Georgias y demás, en general muy escasas. Por otra parte ya hubo enfrentamientos acá en la isla Soledad que no sé si son de dominio público: el día 27 de abril a las 2130hs, comenzamos a oír que la artillería que se encuentran a retaguardia tiraba sobre las costas; recibimos órdenes de alistarnos y de mantenernos atentos dentro de las posiciones. No teníamos otra información más que el hecho de que el fuego continuaba ininterrumpidamente. Nos encomendamos a Dios y esperamos. No sé si temblaba de frío o de miedo, pero temblaba. Hasta las 330 hs del día siguiente continuó el fuego y algunos tiroteos aislados que seguramente eran producto de algún miedoso (que constituyen un verdadero peligro) a las 4 hs aproximadamente recibimos noticias de que el peligro había pasado y podíamos dormir. Por la mañana, el teniente coronel, Jefe del Regimiento, nos informó por radio lo sucedido: el radar había detectado lanchones de desembarco (aproximadamente 100 efectivos) y un submarino a 1000 metros de las costas. El fuego de la artillería los cerró y puso fuera de combate, el submarino se alejó. Más que ese susto no pasó nada y esto nos sirvió para darnos cuenta de que un desembarco en esta zona es prácticamente imposible.

Señora deseo recordarle que esta información y todo lo que se refiere a mi ubicación no he hecho llegar ni a mi esposa ni a mi familia, con el objeto de no alarmarlos más de lo que por el hecho mismo se encuentran. Igualmente tengo la seguridad de que las cosas no van a llegar a mayores y que esto va a terminar muy pronto; no sabe cuánto deseo volverme a encontrar frente al grado cumpliendo esa misión mucho más gratificante y provechosa que la que tengo encomendada.


Desearía que hiciera llegar a la maestra de 3ro D este mensaje para mis alumnos:

"A mis queridos alumnos de 3ro D:

No hemos tenido tiempo para despedirnos y eso me ha tenido preocupado muchas noches aquí en Malvinas, donde me encuentro cumpliendo mi labor de soldado: Defender la Bandera. Espero que ustedes no se preocupen mucho por mi porque muy pronto vamos a estar juntos nuevamente y vamos a cerrar los ojos y nos vamos a subir a nuestro inmenso Cóndor y le vamos a decir que nos lleve a todos al país de los cuentos que como ustedes saben queda muy cerca de las Malvinas. Y ahora como el maestro conoce muy bien las islas no nos vamos a perder. Chicos, quiero que sepan que a las noches cuando me acuesto cierro los ojos y veo cada una de sus caritas riendo y jugando; cuando me duermo sueño que estoy con ustedes. Quiero que se pongan muy contentos porque su maestro es un soldado que los quiere y los extraña. Ahora sólo le pido a Dios volver pronto con ustedes. Muchos cariños de su maestro que nunca se olvida de ustedes. Señora, además desearía hacer llegar mi recuerdo y saludos a todo el personal a la señora Bibiana, al Sr Galo, Cristina, Nora, Mercedes, Bárbara, Isabel y a todos los docentes de mi turno y de la escuela; a la señora Alicia quisiera que sepa que extraño mucho su mate de las 13 hs, y espero pronto volverlo a saborear ya que aquí el desayuno es una especie de mate cocido mezclado con cal de albañil y hasta un poco de cemento, nada de azúcar. Habiendo distraído demasiado su atención pero sintiéndonos por un instante con uds me decido a concluir estas líneas con la esperanza de encontrarme a la brevedad con ustedes.

Afectuosamente, JULIO".